La marea baja ya no es un obstáculo para los pescadores artesanales y comuneros de la isla Pongalillo, en el Archipiélago de Jambelí. La Prefectura de El Oro y el gobierno parroquial de esa jurisdicción, construyeron un muelle de cabotaje, de 90 metros de longitud, que facilita el arribo y la salida de embarcaciones.

Cuando no tenían la infraestructura, los habitantes de la isla dependían del nivel del mar para salir y regresar de sus faenas. En múltiples ocasiones, los lugareños se vieron obligados a remolcar sus lanchas para desembarcar la pesca del día.

Miguel Cruz, presidente del gobierno parroquial del Archipiélago de Jambelí, dijo que la obra fortalecerá al sector pesquero de Pongalillo e incrementará la actividad turística.

“Con marea baja no se podía llegar a tierra firme. Las mujeres y niños, al igual que los pescadores, debían sacarse los zapatos y echarse al lodo para arribar a la isla”, recordó Cruz.

El presidente de la comuna, José Salazar, detalló que en Pongalillo hay cerca de 45 familias, que agrupan a unas 150 personas. La mayoría, aseguró el dirigente, dedicada a la pesca y recolección de conchas, patemulas y cangrejos.

“Con esta obra podremos salir a cualquier hora a coger mariscos, sin restricciones por el estado de la marea… Antes debíamos calcular la creciente para zarpar y arribar”, recalcó Salazar.

Emilio Álava, asesor técnico del Gobierno Provincial, dijo que la obra costó más de 160 mil dólares y se ejecutó en dos etapas: la junta parroquial edificó las bases de hormigón y la Prefectura armó la estructura.

La madera con la que se construyó el muelle fue tratada con un epóxico que la protege de la salinidad. “Esto garantiza una durabilidad de 30 años”, añadió el funcionario.

Share To:
Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua

FRANCISCO CALVOPIÑA





Escribe un Comentario: